Monthly Archives: mayo 2010

Expresiones de dolor en ratones

Cuando alguien sufre de dolor, rápidamente nos damos cuenta por las expresiones, muecas miradas..etc. Pero, ¿se podría ver la cara de dolor en especies de animales que no fueran humanos?. Pues esto es lo que han tratado de estudiar un grupo de investigadores tomando como “paciente” al incansable, y siempre presente en ciencia, ratón de laboratorio. Inyectaron ciertas sustancias inflamatorias que les produjeron un dolor de cabeza. Luego, grabaron en vídeo las muecas y fueron analizadas por descodificadores faciales de expresión. De esta forma anotaron cinco expresiones distintas ante el dolor.
A primera vista, todo parece una excusa para torturas a los animales, pero este estudio pionero puede ayudar en un futuro en el diagnóstico de enfermedades en seres humanos.
Podéis escuchar el podcast en inglés sobre el tema AQUÍ.

Cómo escribir artículos científicos: Normas de Vancouver

Buscando bibliografíaCuando se está investigando llega un momento en el que se expone todo lo logrado en un manuscrito. Ya sea un artículo para cierta revista o una tesis, al final se debe seguir algún tipo de normativa que estandarice las formas con que se presentan estos proyectos de investigación.
Una de los estándares que se siguen en ciencias biomédicas son las Normas de Vancouver: En 1978, un reducido grupo de Editores de revistas de medicina general se reunió informalmente en Vancouver, British Columbia (Canadá), con el fin de establecer requisitos de formato comunes para los manuscritos remitidos a sus revistas. Este grupo se denominó Grupo de Vancouver. En 1979 publicaron por primera vez sus requisitos de Uniformidad para la preparación de manuscritos, en los que se recogía también el estilo desarrollado por la National Library of Medicine (NLM, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos de América) para las referencias bibliográficas. Posteriormente, el Grupo de Vancouver creció y se convirtió en el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (CIERM), con reuniones anuales. El CIERM ha ampliado gradualmente sus intereses, abarcando también el tratamiento de aspectos éticos rela- cionados con la publicación en revistas biomédicas y de ciencias de la salud.
Pues bien, os dejo el enlace de la traducción oficial de esta normativa. Sin embargo, lo que si que quería dejar en este post son las normas que se rigen a la hora de completar ese “famoso” apartado de “Referencias bibliográficas” que tantos quebraderos de cabeza suelen darnos. El estilo utilizado se basa principalmente en una norma de estilo ANSI adaptada por la National Library of Medicine (NLM) para sus bases de datos. Se incluyen en una última revisión, las referencias obtenidas en medios como blogs. Os dejo este apartado de ejemplos aquí, en forma de cita:

Descubiertos nuevos genes del color de los ojos

Color de ojosEl estudio, dirigido por Manfred Kayser del Erasmus University Medical Center de Rotterdam, Países Bajos, se publicó el 06 de mayo en la revista PLoS Genetics.
La variación en el color de los ojos es una clasificación continua desde el más ligero azul a marrón más oscuro. En este estudio, el color de los ojos de unos 6000 europeos se cuantificó digitalmente utilizando fotografías de alta resolución de todo el ojo. Este enfoque cuantitativo, que es rentable, portátil y eficiente en tiempo, reveló que el color de los ojos humanos varía en más dimensiones que las utilizadas hasta ahora.
Los investigadores identificaron tres nuevos loci asociados significativamente con el color de los ojos. Uno de ellos, el gen LYST, se consideraba anteriormente un gen de pigmentación en ratones y ganado, mientras que los otros dos no tenían relación anterior con la pigmentación.
Estos tres genes, junto con los anteriormente identificados, explican más del 50% de la varianza color de los ojos, lo que representa la mayor precisión alcanzada hasta ahora en la predicción genómica de los rasgos humanos complejos y cuantitativos.
Espero que os haya gustado.

Mutación relacionada con el síndrome de Tourette

El estudio se publicó on line el 5 de mayo en el New England Journal of Medicine por un equipo dirigido por Matthew State, profesor en la Universidad de Yale Child Study Center y en los Departamentos de Psiquiatría y Genética, y co-director del Programa de Yale sobre Neurogenética.
El síndrome de Tourette (ST) es un trastorno neurológico relativamente común que se caracteriza por movimientos involuntarios, tics rápidos y súbitos o vocalizaciones que se producen repetidamente en la misma forma. Afecta a uno de cada 100 niños en edad escolar. Los tics pueden comenzar a mediados de la niñez y, el pico, al inicio de la adolescencia. El ST no es potencialmente mortal, pero puede ser discapacitante. Los niños y adultos afectados suelen tener otros trastornos neuropsiquiátricos como el trastorno obsesivo-compulsivo o depresión.
Sobre la base de pruebas sólidas de que los genes contribuyen al ST, el laboratorio del profesor State ha buscado mutaciones genéticas raras que causan ST durante más de una década, con la esperanza de lograr una mejor comprensión de la causa del trastorno y generar oportunidades de investigación a desarrollar tratamientos más eficaces .
State y su equipo encontraron una familia con el ST, con una rara mutación en un gen llamado 1-histidina descarboxilasa (HDC). Este gen produce una proteína que se requiere para la producción de histamina. La histamina se conoce más a menudo por su papel en la respuesta alérgica, pero es un importante neurotransmisor que influye en una variedad de funciones cerebrales.
El padre y toda la descendencia fueron diagnosticadas con el ST. La madre y su familia no tienen el trastorno. Dos niños y el padre también han experimentado el trastorno obsesivo-compulsivo. El laboratorio de State tomó muestras de ADN de todos los miembros de la familia. El estudio se centró en la región uno del genoma que comparten todos los individuos afectados, y, después, se identificó una mutación rara en HDC dentro de esta región, que dio lugar a la proteína mutada que da lugar a la pérdida de su función.
State dijo que el trabajo realizado sobre la histamina cerebral por otros laboratorios muestra que los ratones con niveles bajos son más propensos a comportamientos repetitivos que son similares a los tics humanos y que, incrementando la histamina cerebral, el problema puede invertirse.

Estructuras proteínicas de las variantes del síndrome de Tourette

Imagen en la que se muestra la mutación del gen HDC

Avances en la criomicroscopía electrónica

Portada de revista CellEn la edición 30 de abril de la revista Cell investigadores de la Universidad de California han fotografiado una estructura del virus a una resolución lo suficientemente alta como para “ver” los átomos de complejos biológicos. El equipo de investigación encabezado por Zhou Hong, profesor de microbiología, inmunología y genética molecular en la Universidad de California (UCLA), utiliza criomicroscopía de electrones para obtener la imagen de una estructura de 3,3 angstroms. Un angstrom es la división más pequeña reconocida de un elemento químico y es aproximadamente la distancia entre los dos átomos de hidrógeno en una molécula de agua.
El estudio, dicen los investigadores, demuestra el gran potencial de criomicroscopía electrónica para la producción de muy alta resolución las imágenes de muestras biológicas en su ambiente nativo.
Con microscopía óptica tradicional, una imagen ampliada de una muestra es vista a través de una lente. Algunas muestras, sin embargo, son demasiado pequeñas para difractar la luz visible (en el rango de 500 a 800 nm ó de 5.000 a 8.000 angstroms) y por lo tanto no pueden ser vistas. Para los objetos de la imagen a una escala por debajo de 500 nm, los científicos deben recurrir a otras herramientas, como los microscopios de fuerza atómica, que utilizan una punta fina atómica para generar una imagen mediante el sondeo de una superficie, similar a la acción de una persona ciega cuando lee tocando braille.
Con microscopía electrónica, otra tecnología sub-500 nm, un haz de electrones recorre la muestra, pasando por las áreas vacías y rebotando en las áreas densas. Una cámara digital marca el camino de los electrones que pasan a través de la muestra para crear una imagen de la proyección de la muestra en dos dimensiones. Al repetir este proceso en cientos de ángulos diferentes, un equipo puede construir una imagen tridimensional de la muestra con una resolución muy alta.
Zhou es director de la facultad del Centro de Electrónica de Imagen de nanomáquinas (EICN) en California en el UCLA NanoSystems Institute y está utilizando la criomicroscopía de electrones para crear reconstrucciones 3D de nanomáquinas, nanodispositivos y nanoestructuras biológicas como los virus.
Poco a poco las técnicas básicas de microscopía que nos han enseñado en las prácticas van a quedar como unas meras manualidades. Pero eso es lo que hace genial a la ciencia, el avance continuo. Espero que os haya gustado.