Monthly Archives: Noviembre 2010

A los becarios nos quitan el 5% del sueldo

Aunque recientemente he dejado de ser becario en el sentido estricto de la palabra, todavía me considero como tal. Y más ahora con lo que nos aplican al llamado “funcionariado”. Como sabréis todos los funcionarios han recibido ciertos recortes en su salario debido a la crisis económica en la que nos encontramos. Para ir al grano, hace aproximadamente 15 días nos convocaban a todos los becarios con contrato laboral FPI, FPU, ULE (Universidad de León) y becarios de proyectos dependientes de subvenciones de organismos oficiales para darnos la fantástica noticia de que nos quitan el 5% del sueldo y que se aplica desde Junio de este mismo año (que en realidad es desde el 20 de Mayo). Menuda broma. Después de muchos años de lucha para que nos dieran el beneplácito de incluirnos en un régimen de contrato a partir del tercer año para poder cotizar en seguridad social y que cuente para cobrar el paro, ahora nos incluyen a todos los efectos en lo que llaman funcionariado cuando antes sólo éramos curritos post-universitarios. Vale, venga, me trago que nos incluyan “en su mundo” pero ¿desde Junio? Bien claro lo dejaron diciendo que los que hayamos dejado de ser becarios entre la fecha de aplicación y la fecha actual también se nos aplica. Y sí. Me ha llegado una carta solicitando el pago a la Universidad de León del dinero correspondiente a la “deuda” por ese 5%. Irónico: becario y ahora endeudado.
Se nos ha comunicado que debemos esperar por si se puede apelar. Apelar, ¿A quién? Pues las dos salidas que nos dan son un recurso contencioso administrativo ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de nuestra ciudad o un recurso de reposición ante el Rectorado de nuestra Universidad. Ya es bastante difícil vivir con nuestro sueldo y con la mitad de tu trabajo perdido a efectos de desempleo para que encima nos quiten un 5% y a destiempo.

Herramientas para la detección de sandeces

Hoy mismo se ha publicado en el blog de la Aldea Irreductible un artículo en el que se trata cómo nos creemos más lo que nos dice un tipo con bata. Me he quedado con el vídeo que ha enlazado al final del post y que he querido mostrar también en este blog puesto que nos llega muy pero que muy directamente a los que estamos metidos en Ciencia. El vídeo dura 15 minutos y consta de dos partes que os pongo a continuación. Vedlos y sacad conclusiones.
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

El sentido común en el laboratorio

Desde que estoy metido en un laboratorio, muchos “novatos” han pasado delante de mí y siempre les digo lo mismo: Usa el sentido común y todo irá bien.

Campana de flujo laminar

Campana de flujo laminar

Los manuscritos de Darwin

Charles DarwinEl trabajo que hizo Charles Darwin a lo largo de toda su vida es sobradamente conocido. Pero ¿habéis podido observar sus manuscritos?. Pues hay un proyecto denominado “El trabajo completo de Charles Darwin online” (The Complete Work of Charles Darwin Online) o simplemente “Darwin Online”, que nos lo muestra de forma muy detallada. Contiene 97000 páginas y 213000 imágenes digitalizadas. Más aún si se suma la colección privada del señor Darwin.
Esta web lleva aportando contenido desde el año 2002 y ha sido llevada a cabo por más de 20 grupos de Universidades como Cambridge o Harvard. Nunca me canso de ver tanto las notas tomadas de su puño y letra como los geniales dibujos de estructuras anatómicas realizados a mano alzada y que son de lo más realista que he visto en Biología.
Os dejo el enlace de la web porque más vale todas esas imágenes que mil palabras mías. Disfrutad de ello tanto como yo lo he hecho.

Ineficacia del funcionariado como lastre evolutivo

Rectorado de León
Como este blog se basa en la experimentación y la experiencia, espero que esto sirva para los venideros universitarios porque a los que ya hemos pasado por el aro de todo lo que hacen (más bien no hacen) los funcionarios de las universidades, todo esto lo sabemos muy bien. En fin, en este artículo me quería referir a lo mal que te hacen pasar los funcionarios trabajadores de la Universidad. Esos que, en cuanto tienen que hacer un trámite que requiera un esfuerzo mayor al de hacer clic dos o tres veces en su grandísima y complicada interfaz tipo suite de ofimática y más de tres casillas para rellenar lanzan suspiros y te miran mal. Esos que, aún siendo tú un licenciado con un currículo bastante amplio y que te estás partiendo el culo por un sueldo mil eurista (si llega), no son capaces de tratarte de usted. Vaya por Dios!, menudo esfuerzo. A mi me han enseñado desde pequeño a tratar a las personas con educación y ni por asomo se me ocurre tutear a alguien que no conozco de primeras en el ámbito laboral. Ya se que soy un tiquismiquis, pero el respeto empieza por el ejemplo y las generaciones venideras están perdiendo ambos. Volviendo a las personas que deben tramitar los papeleos, pocas son las que te dicen buenos días antes de que tú lo digas o que te atienden con una sonrisa. No se si se creerán que todos los papeleos son para putearles, pero eso parece desde fuera. Eso sí, como conozcas a alguien del entorno y “marujees” un rato, tienes abiertas todas las puertas. Curioso ¿verdad?. Esos trabajadores que tienen como norma hora y media de café sin contar los pitillos o las visitas a las amigas/os de turno…ains!!. Os lo explico con un ejemplo práctico: aquí, en León, el rectorado (que es el lugar donde se debe tramitar todo el papeleo) se encuentra tal que a 45 minutos a toda castaña andando, 25 minutos si vas en bus y 13 minutos en bici (sí, lo tengo cronometrado). Bien, si se trabaja en el campus y más como yo en un laboratorio, tienes que diseñar tus proyectos con días de antelación en ocasiones para tener un tiempo para tramitar papeleos. (NOTA: me refiero a papeleos que estén fuera del correo interno, que menos mal, funciona relativamente bien para cosas que se responsabilizan ELLOS). Pues tienes que saber de antemano quién te tiene que atender para estimar cuándo toma el café y si fuma o no. Y si tiene un colegueo más que desarrollado para añadir sorpresas. Es fantástico. Y luego te suspiran, resoplan, miran mal, no te respetan y, por supuesto, no se esforzarán ni para hacer una fotocopia (a no ser de que apliques tácticas de integración social, marujeo…etc.).
No creo que se hayan parado a pensar alguna vez en lo que pasamos los verdaderos currantes para que estas personas tan ineficaces trabajen. Irónico.
Y todo esto tan sólo para la primera fase de los papeleos, porque la inoperancia en cuanto a revisiones de solicitudes, registros, reclamaciones y demás deberían revisarse con calma y yo no tendría espacio en el servidor para decir todo lo que se después de muchos años.
De todas formas, a todos los que empiecen con papeleos los recomiendo que tengan la mente en blanco cuando se enfrenten al funcionariado, si son irascibles por naturaleza que escuchen o vean antes de ir algo que les haga sonreir y que, si se tiene un día malo mejor dejar la visita para otro momento si es posible. Yo tengo amigos funcionarios y creo que en la Universidad se acentúa el problema. Soy tajante en esto pero es una verdad como un templo: sobran la mitad de esas personas y a la otra mitad habría que revisarlas. Y si no, id a la hora de fichar, contad a las personas que entran a trabajar, seguidlas a su puesto y luego repetid la operación a las 12 de la mañana. Sería un estudio estadístico con resultados bien conocidos.
Bueno, tengo la ligera esperanza que la selección natural acabe con ciertas cosas y que la genética me ayude un poco para eliminar de la evolución a esta raza que es muy pero que muy inferior a la media. Menuda afirmación más radical pensaréis, pero nada más lejos de la realidad. El avance científico se debe motivar y ayudar en la medida de lo posible y estos individuos están siendo un lastre que implica un retraso en el avance científico. Y creo que la ciencia tiene un cierto peso en nuestra forma de evolucionar, ¿no creéis?.
Espero no compartir con muchos esto que acabo de exponer, pero me da que hay cierta “clonación” en esto del funcionariado.