Category Archives: Deporte y Fitness

Fitness en casa

De nuevo Youtube vuelve a dar sorpresas. En este caso me ha permitido conocer a CharlieJames1975, que es así como se da a conocer en su canal de Youtube. Es una chica que parece que se dedica al mundo del fitness y que tiene una web, BodyRock.tv, muy completa sobre el tema de la tonificación, pero orientado a seguirlos en casa o al aire libre. Lo mejor de todo es que los entrenamientos que sugiere son vídeos. Lo malo para algunos, que están en inglés. Pero no importa porque más vale una imagen que mil palabras.
Os dejo colgado un vídeo sobre un entrenamiento sobre una serie de ejercicios que permiten quemar calorías de una forma rápida. Como veréis, en cada vídeo hace una introducción sobre lo que se va a practicar y, como no tiene un inglés muy difícil de entender, es fácil de seguir las instrucciones.
Imagen de previsualización de YouTube

Correr aumenta el deseo sexual

Hacía tiempo que no escribía sobre deporte. Me ha llegado en el día de hoy un correo que me parece importante viendo el descenso tanto de la actividad deportiva de la gente como del “vigor”.

Correr aumenta el deseo sexual

Los problemas de deseo sexual, tanto del hombre como de la mujer, son cada vez más frecuentes o, por lo menos, cada vez la gente consulta más. Pero no existe mejor remedio que el “Viagra” natural: correr regularmente

Batidos caseros para ganar músculo

Batidos de proteínas

La ingesta de proteínas es clave para el desarrollo muscular. Más aún si se exige mucho a los músculos como en el entrenamiento de gimnasio. Reponer el tejido es clave y el aporte de proteínas permite esa regeneración tisular. Dejo esta lista de batidos caseros que añadirán un aporte proteico extra en la dieta. Sobre todo es una alternativa muy recomendable a los polvitos de proteínas.

-Batido de 1 vaso de yogur líquido con 1 clara de huevo cocida.

-Batido de gelatina de fresas con fresas y 1 vaso de leche desnatada.

El gen FTO y la obesidad

Con la mutación del gen FTO, un individuo puede ser más propenso a la obesidad vía hereditaria. Sin embargo, estudios recientes relacionan sólo el índice de masa corporal (IMC) con la alteración del gen FTO si hay un bajo nivel de actividad.
En el ADN de cada persona hay determinados genes que pueden determinar el peso de un individuo. Pero no influyen tanto como pensamos. Los estudios han determinado que la obesidad, en general, se debe en un 70% a causas externas, y en un 30 % a la herencia, es decir, a los genes.
Entonces, si hay personas que tienen alterados algunos genes relacionados con el peso, ¿están más predispuestos a la obesidad? Sí, hay personas más predispuestas a la obesidad. Hay un gen llamado FTO, que, cuando está alterado, es decir, que ha tenido una mutación, la obesidad se desarrolla más fácilmente.
¿Qué pueden hacer los pacientes que tienen una mutación, una alteración del gen FTO, y por tanto tienen más tendencia a desarrollar una obesidad?
Recientemente, se ha publicado un artículo en Archives of Internal Medicine en el que participaron 704 adultos Amish sanos. Entre otras pruebas se midió la actividad física que realizaban. Se analizaron también muestras de ADN de estos pacientes.
Los resultados indicaron que el 54% de los varones y el 63,7% de las mujeres tenían sobrepeso, mientras que un 10,1% de los varones y el 30,5% de las mujeres eran obesas. En el estudio genético había 26 mutaciones, alteraciones, del gen FTO asociadas a la obesidad.
Se dividieron los participantes en dos grupos en función del grado de actividad física y su relación entre el IMC, índice de masa corporal, y las mutaciones del gen FOT asociadas a obesidad.
La conclusión era clara: las mutaciones del gen FTO solamente se relacionaron con IMC elevado en las personas con un nivel de actividad bajo.
Por tanto, la genética no te hace obeso, y la práctica de ejercicio físico de forma regular, puede compensar la mutación del gen FTO y las personas con esa mutación no tiene porqué ser obesa siempre y cuando hagan ejercicio físico.

Dopaje genético

SuperratónLa necesidad de explotar al máximo las capacidades de los deportistas no está limitada en la toma de ciertas sustancias. Desde antes del inicio de las olimpiadas de invierno en Vancouver, los organismos encargados de controlar el doping están bastante preocupados por la posibilidad de dopaje genético. Lo más usual en el doping deportivo es el consumo de sustancias del tipo hormonal o que incidan directamente en el torrente sanguíneo para mejorar el rendimiento. En medicina se han utilizado los avances en la genética para tratar la obesidad, la diabetes o enfermedades musculares. ¿Y si se pudiera canalizar ese conocimiento para hacer trampas en el deporte? Por ejemplo, los genes de la insulina como factor de crecimiento podría aumentar la masa muscular. Y las moléculas que regulan la expresión de los genes pueden hacer que los atletas más eficiente de la energía, o ayudar a crear más fibras de contracción lenta del músculo. Todos estos estudios ya han sido publicados en la revista Science.
Lo más trascendente es que se sabe que en Alemania y en China se ha estado experimentando con estas tecnologías. Se comenta que han estado en manos de los competidores. Los investigadores apuntan que estos tratamientos hasta ahora sólo ha sido capaz de producir “ratones más rápidos o más fuertes.” Ya, ya. Generando superratones. A lo mejor empiezan a invadirnos los individuos transgénicos.