El sentido común en el laboratorio

Por | noviembre 25, 2010

Desde que estoy metido en un laboratorio, muchos “novatos” han pasado delante de mí y siempre les digo lo mismo: Usa el sentido común y todo irá bien.

Campana de flujo laminar

Campana de flujo laminar

Aunque sea tan obvio, los nervios ocasionan errores y en un laboratorio no se pueden borrar como se da a la tecla suprimir en el ordenador. Hay errores peligrosos y otros que no son tan peligrosos en una primera vez pero que la reincidencia ocasiona efectos muy graves. En un laboratorio se está rodeado por compuestos tanto líquidos como sólidos como gaseosos que, en muchos casos, son inestables. ¿Qué se haría con un poco de sentido común? Pues leer las etiquetas, advertencias de seguridad y manipulación y, sobre todo, respetar al producto tanto para lo bueno como para lo malo: ese producto seguramente va a ser utilizado por otras personas que, al igual que tú, “intentarán” utilizarlo de una manera correcta. Por ejemplo, se usa una campana de flujo laminar como la que podéis ver en la foto. Generalmente cada investigador tiene su propio kit de trabajo con sus medios, placas, micropipetas…etc., pero el lugar de trabajo es común. ¿Qué os sugiere comenzar a trabajar ahí?. Se trata de mantener un ambiente lo más limpio posible para que no haya contaminaciones, así que la limpieza es crucial antes, durante y después de trabajar. Pero pueden suceder problemas durante el trabajo como vertidos o incluso deflagraciones por un mál uso de los mecheros. En todos esos casos hay que seguir unas normas de seguridad que se basan en ese sentido común como apartarse, no expandir el problema, llamar a los técnicos en caso de deterioro de la maquinaria…etc. Desde fuera parece normal seguir las normas, pero no es así en muchos casos. Y más aún en lugares como en el que trabajo donde la gente suele utilizar equipos sin tener un control directo de sus jefes. No es poco habitual encontrarse las superficies sucias, filtros obstruídos y campanas abiertas sin apagar durante un día entero por “no tener responsabilidades directas” en el uso de los aparatos.
Instrucciones de uso del transiluminador

Instrucciones de uso del transiluminador

Vamos con otro ejemplo: el uso del Bromuro de Etidio. Este compuesto es altamente MUTAGÉNICO, vamos que puede producir CÁNCER. Siempre se ha de tener muy claro cómo se utiliza y dónde. Generalmente hay cuartos preparados para la manipulación, pero en ocasiones hay que trasladar ciertos materiales de una habitación a otra para un correcto análisis. ¿Es tan difícil mantener los materiales contaminados en su sitio sin contaminar otras zonas? Pues desde el sentido común es muy sencillo pero la mente humana es muy pero que muy torpe para mantener a raya estas peligrosidades. Aún poniendo muy pero que muy visibles las normas de uso, que más se parecen a unas instrucciones para niños de 3 años (sólo falta llevarles de la manita y decirles “muy bien, guapo/a. Toma un caramelito”) se encuentran cubetas, cintas e incluso guantes en mesas que “estaban” limpias y que ahora hay que desconfiar. Para la gente que no esté familiarizada, el Bromuro de etidio es un compuesto que se comercializa en polvo o en líquido y que se utiliza en el laboratorio para visualizar las bandas de geles ya que bajo la luz ultravioleta se pueden obtener imágenes para el análisis. Su acción es intercalarse entre las moléculas de ADN, por lo tanto ese efecto puede darse igualmente en las células de la piel, por ejemplo, si se entra en contacto con ello. Nosotros intentamos mantener nuestro laboratorio particular como un búnquer alejado de contaminaciones, pero hay sítios que pueden llegar a parecer una discoteca al pasar una lámpara ultravioleta. Menos mal que los tenemos localizados. A no ser de que vuelvan a no seguir ese sentido común.
Estos han sido un par de ejemplos muy sencillos a los que se suelen sumar infinidad de ellos dependiendo de los laboratorios (o cualquier lugar de trabajo en el que se requiera cierta seguridad) y la actividad que se lleve a cabo en ellos. Lo único que pido a todos los “newbies” es que TRABAJEN CON SENTIDO COMÚN. Que no es tan difícil.
Si tenéis algún comentario, no dudéis de ponerlo en común tanto aquí, como en la página de Facebook o por Twitter.


2 interacciones en “El sentido común en el laboratorio

  1. Pingback: Tweets that mention El sentido común en el laboratorio | Blog de Laboratorio -- Topsy.com

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*