No me puedo aburrir

Por | 25 abril, 2007

Esta es la foto de la casa en la que vivo. Mi ventana es la quinta de la planta baja empezando por la izquierda.
Es impresionante. Aquí encuentro a gente para todo. Me recuerda a la residencia en la que viví durante la carrera. La verdad es que con lo que me gusta el deporte, este es un sitio fantástico para practicarlo. Alrededor de donde vivo es todo monte y prados. El primer día que comí en Hungría Andrea me presentó a Bobby. Es un tipo genial. Y como le conté que me gustaba hacer deporte me animó a que fuera con él al gimnasio de por aquí. Todavía no he tenido oportunidad, pero el trabajo nos absorbe a todos en este centro. De todas formas, después de varios días inspeccionando el terreno yendo a correr por mi cuenta, ayer fuímos a correr un chico italiano dos chicos rumanos y yo. Menuda ruta hicimos. En total 12 kilómetros. Subiendo y bajando colinas por medio del bosque. Lo mejor es que había llovido tan sólo media hora antes y el ambiente era excepcional. Yo hice caso a Alberto y me traje unas botas ligeras de trekking para ir a correr porque me advirtió que podía ser una estación algo húmeda. Pero el resto de los "corredores" las pasaron un poco mal porque el terreno era algo inestable. Definitivamente ayer conseguí conciliar pronto el sueño.

See youuu

Escuchando: las teclas del pórtatil mientras las aporreo

¡COMPÁRTELO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*