El hambre y su poder genético

Por | 21 febrero, 2014

Inanición en Camboya
El mes pasado se pudo conocer los resultados de un estudio realizado en tierras camboyanas donde se muestran datos esclarecedores de cómo los periodos de inanición provocados por las situaciones bélicas pueden desencadenar que nuestra genética sea peligrosamente modificada.

Actualmente la diabetes está siendo un gran problema en Camboya. En realidad no es algo sorpresivo. Ahora mismo se come mucho más, la gente tiene una vida media mayor y se realiza mucho menos ejercicio físico que en épocas anteriores. Sin embargo ciertos investigadores han estudiado este incremento y piensan que hay algo más detrás de un cambio en los hábitos y de la esperanza de vida.

Kim Keuky atendiendo a varias mujeres camboyanas diabéticas.

Kim Keuky atendiendo a varias mujeres camboyanas diabéticas. Foto: Kounila Keo.

Desde 1975 a 1979 Camboya fue gobernada por los Jemeres Rojos, régimen totalitario que acabó con la vida de entre 700000 y 2000000 de personas debido a los asesinatos y los muertos ocasionados por el hambre. El endocrinólogo Lim Keuky piensa que esos periodos de inanición han tenido gran culpa de los diagnósticos de diabetes que está observando en pacientes rondando los 30 años, edad muy temprana para desarrollar una diabetes de tipo 2 y más aún en el lugar donde le ha llamado la atención: una aldea rural donde viven muchos descendientes de las personas que sobrevivieron a las salvajadas de los Jemeres Rojos. Incluso, cuando viaja a otros países desarrollados y cuenta sus observaciones no le creen: “Cuando voy al extranjero a los países desarrollados, la gente dice que estoy mintiendo. No estoy mintiendo “, declara el endocrinólogo.

Pero es que esto no es un caso aislado de un país de oriente. Otro ejemplo lo tenemos más cerca, en occidente. Los investigadores en los Países Bajos, han notado un fenómeno similar. Ellos han estado estudiando a los supervivientes del “invierno del hambre”, un oscuro episodio durante la ocupación nazi de la Segunda Guerra Mundial.
En el invierno de 1944 a 1945, los nazis habían bloqueado todos los alimentos que llegaran a la zona occidental de los Países Bajos. La Doctora Rebecca Painter del Centro Médico Académico de Amsterdam dice que “la gente estaba recibiendo menos de 1.000 calorías al día”.
Painter y sus colegas decidieron hacer un seguimiento de una hipótesis de un médico inglés, David Barker, que tenía la teoría de que las condiciones en el útero pueden tener efectos permanentes en el desarrollo fetal.
Los investigadores holandeses examinaron muestras de sangre de las personas nacidas en la región afectada por el invierno del hambre. Encontraron que los nacidos durante la hambruna fueron significativamente más propensos a desarrollar diabetes o pre-diabetes a los 50 años en comparación con los nacidos sólo un año antes o después.
La hipótesis de Barker se denominó como el “fenotipo ahorrativo”. Los fetos en desarrollo en las madres que están recibiendo apenas lo suficiente para comer tienen que adaptarse. “Se adaptan de una manera que los pone en un mayor riesgo de desarrollar diabetes en la edad adulta “, explicaba David Baker . Con una toma insuficiente de nutrientes que viajan a través de la placenta, el páncreas del feto (que produce la insulina que previene la diabetes) no se desarrolla correctamente, dice la Doctora Painter.
Painter cree que el proceso está en el trabajo en Camboya. “Hay una buena probabilidad de que la inanición que Camboya vio a finales de 1970 puede contribuir a su actual aumento de la diabetes”, dice la Doctora.

Lim Keuky sospecha que el aumento de la diabetes se ha visto agravada por el hecho de que la disponibilidad de alimentos en Camboya es mucho mejor hoy que en años anteriores. Afirma que “Ahora tenemos mucho que comer y el páncreas no puede soportar la comida todos los días”. Además, dice que Camboya debe prepararse para un mayor número de casos de diabetes en los próximos años. Muchos camboyanos ignoran los primeros síntomas de la diabetes, tales como la sed o hambre excesiva, fatiga y adormecimiento en las manos o los pies. A la larga, la falta de tratamiento conduce a daños en los órganos que pueden ocasionar derrames cerebrales, insuficiencias cardíacas o insuficiencias renales, que pueden ser fatales.

Los expertos comentan ante tales evidencias que otros países en desarrollo, que han experimentado períodos de hambre, deben estar en la búsqueda de picos similares en diabetes. Investigadores en China informaron recientemente que los niños nacidos allí durante el período de tiempo de hambruna entre los años 1959 y 1961 eran más propensos a desarrollar diabetes en el futuro que las personas nacidas antes o después. También se han recibido informes similares de África meridional.

Pero esto llega a nivel genético. Los estudios en animales plantean una posibilidad aún más preocupante: “Hay un efecto multigeneracional”, dice la Doctora Painter . En otras palabras, los cambios en el funcionamiento de nuestros genes, que son causados por la hambruna, pueden transmitirse a las generaciones futuras. ¿Recordáis la epigenética? Recientemente se ha demostrado que algunos cambios epigenéticos son heredables. Eso significa que los camboyanos nacidos mucho después de aquel régimen de los Jemeres Rojos también pueden sufrir efectos físicos de aquellos años de brutalidad.

Esta entrada participa en el XXVIII Carnaval de Biología, organizado por David Ballesteros @BioBallesteros, cuyo blog anfitrión es Vida y Estrellas (Divulgación Científica).
XXVIII-biocarnaval

Referencias: The Khmer Rouge and Diabetes in Cambodia.

¡COMPÁRTELO!

Una interacción en “El hambre y su poder genético

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*